¿Qué son las cookies y para qué sirven?

Qué son las cookies

La polémica entorno a las cookies y su utilidad llegó de un día para otro al seno de la Unión Europea y otra serie de organismos reguladores. Esto ha generado innumerables avisos en nuestras páginas webs de confianza y otros lugares. Sin embargo, quizás sería conveniente saber algo más acerca de las cookies y saber a ciencia cierta en qué consiste. Te contamos qué son las cookies y para qué sirven, así podrás estar seguro navegando por la red y saber lo que aceptas. Como siempre, quédate con nosotros y descubre qué hay detrás de las famosas cookies y cómo interactuar con ellas.

¿Cómo se crean las cookies y qué tipos hay?

A pesar de que ahora son más protagonistas que nunca, las cookies no son precisamente un invento moderno. Las cookies llevan con nosotros desde 1994 cuando la empresa Netscape creo la primera cookie. Un interesantísimo modo de aligerar espacio en los servidores.

La finalidad era crear un sistema que permitiera recordar el carrito de compras online de un usuario sin ocupar espacio en el servidor. De este modo decidieron que la mejor opción era almacenar esta información en el navegador del usuario. Así nació el uso de las cookies que fueron compatibles con Netscape e Internet Explorer 2.

Historia de las cookies en Internet

Existen dos tipos de cookies esencialmente comunes, las «session cookies» que son aquellas que tienen un corto espacio de uso, es decir, se eliminan cada vez que cierras el navegador. El otro tipo de cookies son las «persistent cookies» que guardan nuestra interacción con la web en el navegador permanentemente.

Además de estas disponemos de las «secure cookies» que son unas cookies que almacenan información privada y sólo válidas en conexiones HTTPS, así como las «zombie cookies» que se recrean a sí mismas, estas se guardan en el dispositivo y no en el navegador, son precisamente las más polémicas.

Artículo relacionado:
¿Cuál es el mejor navegador para tu ordenador?

¿Qué es una cookie?

Ya sabemos para qué se crearon y qué tipo de cookies hay, pero seguimos sin tener claro en qué consisten. Es más simple de lo que podamos imaginar, ya que una cookie es esencialmente un archivo de texto plano cuyas funciones son bastante variadas en función del contenido.

Pueden almacenar datos de funcionalidades técnicas, recopilar información sobre el equipo utilizado, información sobre la ubicación del dispositivo e incluso mera información estadística acerca de cómo interactuamos con la página web en concreto que ha decidido almacenarla.

Definición de cookie

Por lo general las cookies no almacenan datos personales del usuario que puedan comprometer su privacidad. No obstante, también pueden comportar una serie de riesgos en función de cómo las utiliza el proveedor de servicios. Sin embargo, hay numerosa legislación en la Unión Europea (ENLACE) acerca de cómo deben usarse las cookies para que no comporten un problema de seguridad.

No obstante, con el crecimiento del comercio online se han centrado en utilizar las cookies para ofrecer un análisis del usuario y así crear perfiles publicitarios que ayuden a vender más. De ahí que a veces parezca que nos surge publicidad precisamente de lo que estamos buscando o de acorde a nuestros intereses.

¿Son las cookies un peligro para nuestra privacidad?

La realidad es que todos los sitios web tienen cookies, en mayor o menor cantidad, se ha vuelto casi necesario para el sostenimiento del servicio. Lo más probable es que hayas aceptado cookies continuamente sin tener ni tan siquiera claro qué finalidad tienen. Sin ir más lejos, redes sociales como Facebook o Instagram generan cookies.

Probablemente nunca hayas pensado que son precisamente estas webs las que más generan este tipo de contenido, y es que son en ellas donde más decimos de nosotros mismos.

Privacidad de las cookies

Las cookies no son spam ni gusanos informáticos. Estas archivos obtienen simplemente información sobre nosotros, en teoría de forma anónima, y según su finalidad pueden ser la siguientes, atendiendo a los criterios de la Agencia Española de Protección de Datos (ENLACE).

  • Técnicas: Para gestionar el tráfico de la web.
  • De personalización: Acerca del idioma, el navegador o la región.
  • De análisis: Para medir la actividad y analizar nuestro comportamiento.
  • Publicitarias: Para la gestión de la publicidad que se muestra al usuario.
  • Publicidad comportamental: Crean un perfil directo y único del usuario.

Como has podido observar, consiguen información clave y casi siempre están centradas en redireccionar nuestra interacción en la web.

¿Qué información mía tienen las cookies?

En esencia ya hemos averiguado que las cookies son pequeños archivos de textos que se encargan de contarles a las marcas y empresas que las generan nuestra actividad y comportamiento en internet. De este modo pueden ofrecernos productos o servicios específicos.

Entre otras cosas, para ofrecernos esos productos o servicios almacenan este tipo de información nuestra:

  • Direcciones y contraseñas del correo electrónico.
  • Número de teléfono y dirección.
  • Nuestra dirección IP.
  • El sistema operativo de nuestro ordenador.
  • El navegador que estamos utilizando.
  • El historial de navegación reciente.

Posiblemente sea más información de la que imaginabas, pero queremos incidir en que en teoría, estas cookies sólo incluyen información anónima (ENLACE), al menos así lo indica la Unión Europea y el resto de organismos reguladores.

Teniendo en cuenta esto, vamos a diferenciar otros dos tipos de cookies en función del proveedor o cómo las gestionamos:

  • Propias: Se generan en la web que estamos visitando.
  • De terceros: Pertenecen a los anunciantes o a los encargados de gestionar esa información, pero no a la web que estamos utilizando.

Irremediablemente cuando pensamos en las cookies «de terceros» nos imaginamos que la web está vendiendo nuestros datos, y en parte es así. De hecho, según un análisis de la Unión Europea el 70% de las cookies son de terceros y su función es ofrecernos publicidad personalizada.

¿Cómo me afectan las cookies?

Más allá de que puedas recibir información publicitariamente excesivamente encaminada a tus preferencias, lo que en algunos casos puede ser una ventaja, las cookies también pueden suponer un riesgo.

Sin ir más lejos, pueden acabar generando una ingente cantidad de datos temporales y permanentes que ocupan un espacio de almacenamiento indeseado, lo que nos llevaría a una gestión de estos datos para evitar las molestias.

Otro ejemplo es que ciertos navegadores pueden verse saturados por la gestión de estos recursos, esto saturaría el hardware y acabaríamos con un rendimiento no deseado del sistema. Del mismo modo, al ser una transmisión continua de información, pueden afectar directamente al rendimiento de la batería y de la tarifa de datos en dispositivos móviles.

Del mismo modo, existen programas espías (spyware) que son capaces de acceder a la información contenida en las cookies y esto podría comprometer nuestra privacidad de una forma más grave de lo que imaginamos. Sin duda esta última no es una actividad usual, pero es plausible.

Cómo eliminar las cookies

Eliminar las cookies es una opción presente en la totalidad de los navegadores de internet, esencialmente por imperativo legal. Nosotros te recomendamos que borres con frecuencia las cookies de tu navegador para mejorar el rendimiento del mismo a rasgos generales.

Para borrar las cookies no suele haber un apartado específico, lo que hacemos es dirigirnos a la opción de «borrar datos de navegación» que está disponible en Google Chrome, Mozila Firefox, Microsoft Edge, Internet Explorer y Safari entre otros. Te recomendamos que borres los datos de navegación por completo, y no únicamente los recientes.

Eliminar las cookies

La otra opción es configurar nuestro navegador para bloquear la totalidad de las cookies. Esto es una función presente en navegadores como Safari y Chrome. Además, Google ya ha advertido de que en futuras ediciones de Chrome todas las cookies se bloquearán por defecto.

Simplemente navegado en los ajustes de privacidad de nuestro navegador vamos a poder bloquear las cookies automáticamente. Sin embargo, esto puede ocasionar que algunas páginas webs no funcionen como venían haciéndolo hasta ahora o incluso no se nos permita realizar ciertas opciones si no accedemos a almacenar estas cookies, eso ya va a depender de nosotros mismos.

¿Qué va a pasar con las cookies en el futuro?

Ciertas regiones, especialmente la Unión Europea, han declarado la guerra a las cookies, y las compañías tecnológicas ya están buscando alternativas al uso de este tipo de mecanismos. Sin duda las cookies son elementos que generan un beneficio ínfimo a los usuarios pero un enorme beneficio a las marcas, y además, la única privacidad o seguridad que puede verse comprometida es precisamente la de estos usuarios.

Por eso, todo indica a que más pronto que tarde las cookies acabarán «extinguiéndose» o adaptándose definitivamente a la nueva legislación. Esto las hará menos intensivas y más fácil de gestionar.

El futuro de las cookies web

Por el momento, el caos de las cookies está poblando las páginas webs de avisos y banners que se hacen especialmente molestos en webs afincadas fuera de la Unión Europea.

Podemos gestionar nuestro contenido de Cookies de Análisis directamente en la web «Europa Analytics» (ENLACE) Aquí aprenderemos más sobre cómo supervisar y evaluar la eficacia de algunos sitios webs, especialmente el de la Comisión Europea.

Este protocolo de actuación es claramente asimilable a cualquier web, por lo que sirve como un claro ejemplo de gestión honesta de las cookies. Mientras tanto, no nos quedará otra alternativa que seguir aceptando continuamente los avisos que aparecen una y otra vez en las webs que visitamos frecuentemente acerca del uso de las cookies y nuestras preferencias.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.